¿Qué hay detrás de la moción de censura de Vox? Las claves del discurso de Santiago Abascal

Las claves del discurso de Santiago Abascal

El presente artículo es un compendio de citas y explicaciones extraídas del discurso de Vox durante el proceso de Moción de Censura llevada a cabo durante el día 21 y 22 de octubre de 2020. Este artículo usará como fuente primaria la intervención principal de Santiago Abascal, un discurso de aproximadamente dos horas que se puede encontrar en el canal de Youtube de Vox de forma íntegra, video que ha conseguido más de 50.000 visualizaciones en tan solo unas horas.

Metodología.

Este artículo busca, dentro de las limitaciones temporales que marca la agenda, ser un análisis cualitativo del discurso de Abascal en la tribuna del Congreso de los Diputados. Por motivos relacionados con el tiempo físico y los medios económicos de los que disponemos no se analizarán las intervenciones realizadas por Ignacio Garriga ni las demás réplicas que ha realizado Abascal a las respuestas que han ido realizando los demás parlamentarios del Congreso.

Pretendo que este artículo muestre qué temas han sido mencionados en su discurso, con qué frecuencia han sido mencionados y cuáles han sido sus intervenciones de mayor dureza o intensidad.

Introducción.

Los temas que podemos encontrar en su discurso son muy similares a los que se encuentran en sus programas electorales, como las 100 medidas para la España Viva publicado hace ya más de un año atrás. Los ejes sobre los que pivota el discurso y medidas de Vox son los típicos de un partido de derecha radical, estos son:

  1. Nativismo. Es decir, rechazo de elementos no-nativos, ya que estos pueden subvertir el orden de un Estado-nación culturalmente homogéneo. Un rechazo identitario a la inmigración.
  2. Autoritarismo.
  3. Nacionalismo
  4. Defensa de valores tradicionales.

A esto se le deben sumar algunas características propias de la derecha española y del contexto actual en el que nos encontramos. Estas características son el liberalismo mezclado con una retorica económica nacionalista, una suerte de populismo que es mezclado con la retórica nacionalista, atemperándolo y haciéndolo divergente al que han usado otros partidos populistas europeos y finalmente, la disputa de la guerra cultural contra lo que este partido considera el “Consenso progre”.

No seas egocéntrico, Vox no te habla a ti.

Las primeras reacciones de muchas personas en redes sociales ante la moción de censura de Vox y los discursos de Abascal fueron la risa y la burla, propiciado porque sabían que no prosperaría y porque muchos de los argumentos que usó el líder de la formación verde eran totalmente ajenos a su ideario. Era la primera vez que habían escuchado con calma durante un largo periodo de tiempo a alguien cuya ideología era totalmente contraria a la suya. Esta desconexión se expresaba con burlas, como ya he dicho, o con insultos por la cantidad de mensajes extremistas que estaba lanzando este señor.

Lo que no comprendieron estas personas (entre las que me encuentro en numerosas ocasiones, ya que reacciono igual), es que Abascal no les estaba hablando a ellos. El target de la formación verde durante esta moción han sido sus propios votantes, a los que quería movilizar y afianzar, los votantes desencantados con el Partido Popular, y finalmente, la masa de abstencionistas que pueden sentirse desamparados durante la crisis sanitaria y económica que durará un largo periodo de tiempo. Vox habla a personas que ven problemas donde otras personas no los ven, de ahí que hayan introducido temas en el debate público como la inmigración, la corrección política y su fuerte oposición al feminismo. Eran temas que o bien no se habían tratado con anterioridad o no en los mismos términos en los que ellos los están tratando desde el 2018.

¿Qué quiere decirnos Vox?

Populismo y rechazo de lo existente.

La intervención de Vox comenzó de forma muy bronca y directa, querían llamar la atención de las bancadas contrarias, de la población y de los medios de comunicación. El lector debe conocer que Vox es el partido que mejor está moviéndose en el mundo audiovisual desde 2018, llegando a acercase a la friolera cantidad de 400.000 subscriptores en Youtube, es por ello que buscan mensajes directos que pueden ser virales y hagan que tanto los votantes propios como contrarios reaccionen al mensaje. De ahí los primeros minutos de intervención el ex concejal de Llodio en los cuales soltó toda su artillería mediática:

“El gobierno de Pedro Sánchez es el peor gobierno de España en 80 años.”

.

“Ustedes no son un gobierno, son ustedes un Frente Popular socialcomunista en alianza con separatistas y terroristas, señorías, una mafia. Y a los españoles se les ha acabado la paciencia. Todavía ha trascurrido aún un año del mayor fraude electoral de la democracia.”

.

“Es el peor gobierno que ha gestionado la pandemia y quien le apoye estará apoyando sus fechorías. Su gobierno es el único gobierno de la democracia que ha atacado al jefe del Estado, a la justicia independiente y a la oposición democrática.”

Con esa contundencia comenzó Abascal su intervención, sabía que las cámaras le apuntaban y quería que no dejasen de apuntarle a él, es por ello que tenía que comenzar con una crítica feroz. Sobre estas tres primeras intervenciones me gustaría resaltar la primera, una de las más comentadas por hacer referencia a que el gobierno actual es peor que el de la dictadura de Francisco Franco. Mensaje que podría penalizarle si no fuese por lo radicalizado que está su electorado en la actualidad, estos son un tipo de mensajes que usan mucho los partidos de derecha radical. Con estos mensajes se acercan al máximo a proclamas fascistas o franquistas (en este caso), pero con una cierta capacidad de retrotraerse en caso de que se les acuse de apoyar a Franco, en este caso. Estos mensajes calan en los más radicales, que saben de que está hablando y saben a qué se refiere con este mensaje, pero pasa desapercibido para la mayoría de votantes moderados que quizás no tengan tantos conocimientos como para saber que esta afirmando que un gobierno democrático es peor que una dictadura que duró décadas en caer.

La temática guerracivilista sigue presente ya que menciona que el gobierno es un Frente Popular, refiriéndose claramente al Frente Popular que obtuvo la victoria electoral en las elecciones de 1936 antes del golpe de Estado. Esto es mezclado con el recuerdo a ETA y la mención al separatismo catalán, los mayores enemigos que tiene la formación verde en la actualidad. Todo esto se adereza con alusiones al concepto de Pueblo Español, que es mencionado como grupo antagónico de grupos extranjeros, esto no es más que una mezcla de populismo y nacionalismo:

“Nosotros estamos con el pueblo español, no con oligarquías enfermizas, degradadas e hipócritas que desde sus mansiones nos dicen cómo hay que comer, cómo vestirnos, cómo hay que vivir y cómo viajar. Eso sí, nos lo dicen desde sus aviones privados.”

Nativismo y rechazo a la inmigración.

Vemos numerosas menciones que ha realizado la formación conservadora sobre que “los españoles están primero” frente a otras personas, y también el uso de forma reiterada del concepto de invasión siendo esta rechazada de forma frontal. Durante su discurso las acusaciones han ido a los inmigrantes, cuyos flujos migratorios han sido catalogados como de violentas avalanchas. Pero las críticas principales no han ido para estos, sino para los políticos españoles que son blandos y para los que trafican con personas trayéndolas desde África hasta España. Las intervenciones de Abascal han tenido la intención de hacer ver que Pedro Sánchez, las mafias, las ONG y organismos internacionales tratan de colaborar para llenar Europa de inmigrantes. Y lo hacen porque nunca sufrirán los efectos de la inmigración ya que viven en zonas alejadas. La mezcla continua de delincuencia e inmigración es un tópico en sus intervenciones e incluso acaban culpando al Gobierno de haber creado un reclamo para los inmigrantes con el Ingreso Mínimo Vital. Las intervenciones que he tomado que representan esta posición son estas:

“La estrecha colaboración entre el gobierno de Sánchez y las mafias del tráfico de seres humanos han provocado un efecto llamada cuyas consecuencias las sufren los españoles corrientes (…) esa hampa migratoria apoya y promueve la invasión en nuestras costas y vela por los intereses de los privilegiados pero nunca por el de las familias. Los poderosos nunca sufrirán los efectos nocivos de esta avalancha, porque en  sus urbanizaciones con seguridad privada o policía, los menas, España ha recibido más de 20.000 desde 2014, ni roban, ni agreden ni violan. Pero deberían preguntarle a sus familiares sobre qué opinan de la inmigración ilegal, a mi me consta que algunos de sus familiares (refiriéndose a la bancada socialista) nos votan por esta cuestión.”

“Tras la aprobación del ingreso mínimo vital se llenó Argelia y Marruecos de promociones de viajes hacia España. Esto crea pobreza y conflicto, y hace que ustedes sean responsables de toda la tragedia y de las muertes que se están produciendo. Ustedes no tienen sensibilidad, no nosotros, que buscamos que la inmigración se haga de forma legal y ordenada. Por eso hay que dotar jurídicamente y materialmente a la policía y al ejército para que puedan luchar contra las violentas avalanchas de inmigrantes ilegales. Hay que blindar nuestros mares para enfrentarnos a los piratas negreros y traficantes magrebíes no puedan llegar a nuestras costas.”

.

“Hay que expulsar a los inmigrantes que llegan de forma ilegal, no se les puede liberar en 24 o 48 horas para que estén campando a sus anchas. Deben ser internados permanentemente hasta su repatriación. Y hay que perseguir a las mal llamadas ONG que han hecho un negocio con el drama humanitario que se vive en África.”

.

“Hay que expulsar a los inmigrantes legales que cometan delitos graves y que cumplan la condena en su país, y los que han convertido la delincuencia menor como un modo de vida.”

Abascal durante estas intervenciones se mostró implacable, quiso (con mayor o menor éxito) hacerse ver como el defensor de los trabajadores españoles que tienen que convivir con una inmigración molesta que no se integra. Frente a las élites Vox se presenta como un partido defensor del español común que protege los barrios corrientes que ven como sus calles se llegan de personas en situación irregular. Su postura es clara y dura, y no la esconden, defienden deportaciones masivas para los ilegales y para los legales que hayan cometido delitos. Incluso llegan a catalogar de verdaderos racistas a los que proponen que haya menos trabas para la inmigración, postura que puede llegar a ser interesante a nivel discursivo y que les permite retrotraerse también en el caso de que se les llame racistas, quedando ellos como los verdaderos protectores de la inmigración. Pero es que ese intento de no ser retratados como un partido con numerosos tintes xenófobos queda en agua de borrajas tras escucharle intervenciones como estas:

“Por suerte en todas partes de Europa y del mundo occidental están surgiendo fuerzas  y movimientos patrióticos que no se van a quedar de brazos cruzados mientras que oligarquías degeneradas convierten naciones enteras en estercoleros multiculturales.”

Esta fue una de las citas que más se comentó de su discurso, y con mucha razón. En temas como la inmigración muchas veces lo que más se critica no son los planteamientos o las medidas a tomar, sino el tono y cómo nos referimos a las personas inmigrantes. Hasta cierto punto se podría aceptar en la sociedad un rechazo a la inmigración como proceso de expolio de las capas medias de países en vías de desarrollo que ven como sus mejores y más preparados ciudadanos son robados por potencias extranjeras en su beneficio. Ahora, mencionar que hay países que son como estercoleros por culpa de la inmigración es querer lanzar una soflama que sea vistosa en redes y que su electorado más ultra esté contento con lo que está afirmando. No más utilidad que esa, contentar a los más extremistas en sus filas y que la izquierda pique y acabe comentando la nueva barbaridad que ha dicho el líder derechista. Y lo consiguió, pero no sabemos si le beneficiará.  

Autoritarismo.

En los discursos de Vox por lo general hay numerosas alusiones a las palabras orden y ley. Sus propuestas políticas en diversas materias pasan por endurecer el código penal, lo que se ha conocido popularmente como populismo punitivo.

 Siguiendo a Levitsky y Ziblatt podríamos ver que Vox tiene actitudes ante la democracia que muestran un talante autoritario bastante marcado. Una de ellas es la descripción de sus rivales políticos como subversivos o contrarios al orden constitucional.

Vox ha catalogado a numerosos partidos rivales como inconstitucionales, Iván Espinosa de los Monteros llegó a reflexionar en una entrevista si: “algún día deberíamos de analizar si tienen derecho a estar en el juego político los que no creen en la unidad de España y los que no han renunciado al marxismo”[1]. Vox no va a establecer ninguna dictadura, al menos no hay nada que nos lo indique actualmente a corto plazo. Lo que sí es probable y medible en la actualidad es que asiente ciertos valores en el sistema político español que sean profundamente nocivos para la democracia. Estos valores pueden ser la patrimonialización de la nación, el trato irrespetuoso continuado de adversarios políticos y la sugerencia de que hay enemigos de la nación en partidos constitucionales. En el discurso de la moción de censura se pudieron escuchar varios mensajes de corte autoritario, pero a mí me sorprendió enormemente este, que fue poco comentado:

“Y hay que quitarles la nacionalidad a quienes usen ese privilegio (de tener nacionalidad española) para atacar a la monarquía, al estado de derecho y a los símbolos nacionales, y se debe hacer por muy diputados que sean” (refiriéndose a Echenique, entre otros diputados).

Una amenaza como la de quitarle la nacionalidad a una persona por hacer una crítica a la monarquía, que está siendo criticada por amplias capas de la sociedad muestra una faceta de gran intolerancia frente al pensamiento divergente. Y más cuando estas avisando a un político rival que se ande con cuidado porque si llegas al poder quizás debe de emigrar a su país de origen. De hecho, y tras mis investigaciones personales, realizadas en 2019, creo que los propios votantes de la formación verde tienen un mayor respeto por las elecciones y los adversarios políticos que los que muestran los líderes del partido al que votan. Actualmente, y tras un año expuestos a numerosos estímulos negativos sobre otros políticos quizás esta cuestión haya cambiado, y más teniendo en cuenta los datos de polarización que muestra la política y sociedad.

Nacionalismo.

La cuestión nacional ha sido el principal motor electoral e ideológico de Vox, en este sentido sus propuestas y lemas se han bifurcado, en torno a la crítica al Estado de las Autonomías y el impulso del nacionalismo español, retroalimentándose ambas. Vox creció enormemente aupado por el nacionalismo catalán que tenía ansias de independizarse de España. La defensa de la unidad de España y la crítica feroz a quien apoyaba el proceso de independencia catalán hicieron visible al partido y posteriormente le permitieron crecer electoralmente.

Durante el discurso de Santiago Abascal el nacionalismo español fue omnipresente, pero pudimos ver varias intervenciones mucho más duras, en las cuales enfrentó el nacionalismo español con Europa y con la Unión Europea, además de contraponerlo a cualquier otro tipo de colaboración internacional, afirmando que solo los españoles podrán salvar a España:

“Nadie va a venir a salvarnos (…), algunos de ustedes han perdido la fe en el pueblo español y solo tienen esperanzas en la UE, en el BCE o en las multinacionales. Nosotros venimos aquí a decir que tenemos el deber de asumir nuestra responsabilidad histórica, a España solo la pueden defender los españoles (…) No nos salvará Bruselas, antes nos salvará Móstoles otra vez.”

.

“La solución no va a venir de una oligarquía europea, con aspiraciones soviéticas, que devora sumas de dinero astronómicas mientras produce frenéticamente reglamentos y directivas de una maquinaria que ya tiene vida propia al margen de naciones soberanas.”

.

“El viejo bipartidismo europeo ha convertido Bruselas en una maquina deshumanizada”

.

“Sois los primeros que acuden al acomplejado mantra de “más Europa, más Europa”, es un recurso fácil si se pretende conseguir el maná, el dinero necesario para conseguir que España sea un Estado viable. El mito de Ortega y Gasset (España es el problema y Europa es la solución) no ha sido verdad nunca, Europa no es nuestra solución, y como sigan ustedes en el gobierno vamos a ser su problema. Nosotros preferimos el diagnóstico Unamuniano, que veía en España una esperanza para el viejo continente. Y que debe mirar a la Iberosfera.”

Vox quiere mostrar a la Unión Europea, de la que tampoco plantea su salida, como una máquina burocrática que no respeta la soberanía nacional, crítica en la que no anda muy desencaminado, la cuestión es que en su discurso y sus acciones no pasa nunca de una vacua crítica a una propuesta formal y serena de que proponen hacer. Al margen de volver a un estado anterior de la UE parecida a la del tratado de Niza no podemos vislumbrar mucho más, quizás una suerte de Unión Europea confederal que suplante a la actual federación. En el  discurso también pudimos escucharle referencias a Iberoamérica, pero volvemos a la misma crítica, Abascal no pasa de la frase hecha y no plantea en qué términos se debe dar esa colaboración entre naciones soberanas o si plantea que los países americanos se supediten a los intereses españoles.

En el discurso de Abascal, en un momento que parece de delirio, acaba comparando a la Unión Europea -sobre la que yo tengo una opinión moderadamente negativa- con la República Popular China, con la URSS o con la Europa planteada por Adolf Hitler, lo cual es un disparate, y nos muestra qué conocimientos tiene sobre historia y política internacional.

“No nos van a imponer una tiranía progre y globalista, y los españoles no van a estar solos, porque en Europa hay un despertar que gana terreno en defensa de su soberanía y en defensa de su identidad occidental. Que reclama al estado nación como unidad irremplazable y como espacio supremo de la democracia y que rechaza un megaestado federal que se parece demasiado a la República Popular China, a la Unión Soviética o a la Europa soñada por Hitler.”

Al margen de las soflamas nacionalistas, Vox lo que está planteando es que España permanezca en la UE pero con mayores atribuciones y con menor injerencia exterior, es una postura muy similar a la que han tenido otros partidos cuya ideología es similar. Lo que no sabemos, y espero que no lo sepamos, es si al mejorar sus aspiraciones electorales moderará sus planteamientos sobre una posible salida de España de la UE. Y habría que conocer la opinión de sus votantes sobre este planteamiento, ya que la Unión Europea es una institución a la cual es difícil criticar y muchos votantes no tienen una opinión clara al respecto.

Valores tradicionales.

Este apartado será escueto, ya que muchas de las proclamas que Abascal hizo en este sentido he decidido colocarlas en el apartado de la Guerra Cultural. Aún así hay algunas citas que apenas buscan plantear ninguna batalla cultural, sino que buscan mostrar su visión tradicional de las relaciones sociales y del mundo. Estoy refiriéndome a su opinión sobre el aborto, sobre la eutanasia y diversos derechos sociales que actualmente están implantados en España o están en vías de estarlo. Vox se refiere a este tipo de derechos como “ideología de género” o «Lobby LGTB”, y sus criticas e inspiración ideológica en este sentido parten de una concepción religiosa de la sociedad.

“Debemos llamar a las marchas del 8M como marchas de la muerte.”

.

“Es escandaloso que los países occidentales a través de la ONU o de la UE, políticas tendentes a destruir la familia, promover el aborto o la pederastia, y a introducir métodos de adoctrinamiento y de imposición ideológica.”

Las menciones al concepto de “familia” son numerosas, ya sabemos que el concepto que tiene este partido de la familia es profundamente excluyente, ya que solo son catalogadas así las conformadas por un padre, una madre y un hijo, quedando las demás en otro nivel. Su oposición al feminismo parte del catolicismo imperante en su ideología como por “lo colectivista” que considera que es, ya que este partido afirma que no existen intereses comunes entre mujeres, que cada mujer es un individuo libre, siguiendo la estela de Margaret Thatcher en su famoso “No existe la sociedad. Hay hombres, mujeres y familias”.

Liberalismo económico.

Vox ha defendido desde su inicio una política de impuestos muy bajos, llegando a plantear en numerosas ocasiones impuestos “planos” que gravasen a las personas cuya renta es superior de la misma forma a las que poseen mayor renta. Estos planteamientos se entremezclan con la catalogación de los impuestos como un “robo”, algo que se ha puesto muy de moda en redes sociales entre los sectores más radicales del anarcocapitalismo. Vox como tiene deseos de gobernar y no puede afirmar que vaya a desmantelar la educación y sanidad pública, donde existe un consenso muy grande, afirma que recortando en sueldos de políticos y diversas prestaciones que tienen los trabajadores públicos y los parlamentos regionales, algo que ya se ha demostrado totalmente imposible.

 Las citas que podemos extraer sobre este tema siguen esta argumentación y además se apoyan en lo que conocemos como “pensamiento antipolítico”, una crítica populista a los sindicatos y los partidos, en los cuales ellos mismos están incluidos. Yo pondría atención en la primera de las intervenciones que aquí recojo, porque es la que mejor representa el sentir de muchos liberales actualmente, es el mantra de que si no pagásemos impuestos tendríamos una cantidad tan grande de dinero en nuestros bolsillos que nos permitiría contratar sanidad, educación y otras prestaciones que el Estado nos otorga.

“Un mileurista en España es realmente un dosmileurista atracado por el Estado, o atracado por el consenso progre. Necesitamos más empresas pagando menos, excepto las grandes empresas tecnológicas, esas si tienen que pagar más, mucho más, porque gracias a ustedes no pagan nada. Que por muy progres que sean esos empresarios tecnológicos deben tributar aquí.”

.

“Los pequeños comerciantes son los que nos han sacado siempre de las crisis, con las grandes empresas que viven del BOE y de los contratos públicos y en cuyos congresos de administración querrán sentarse en unos años como ahora están sentados los que les precedieron en arruinarnos también. Ustedes están arruinando la economía de las familias mientras hacen mucho dinero las grandes empresas de las puertas giratorias, es inmoral que el gobierno despoje a las clases medias para enriquecer más a los monopolistas, como hacen ahora con las fusiones bancarias, apoyadas por los que iban a recuperar la banca pública.  Es por ello que volverán los impuestos, como en la época de zapatero, y harán lo único que saben hacer, subirle los impuestos a la clase media.”

.

“Hay que suprimir los derroches autonómicos, millones despilfarrados en fomentar divisiones entre españoles y produciendo duplicidades o triplicidades. Produciendo esto asfixia a los españoles mediante reglamentos, trabas e impuestos y con el 3% de algunos caciques locales (refiriéndose a Cataluña y a Jordi Pujol)”

.

“Aprovecho para saludar la aparición del sindicato Solidaridad, un sindicato que defenderá de verdad a los trabajadores, no como la mafia sindical que esconde bajo banderas rojas el saqueo permanente de nuestros asalariados y la defensa de ideologías caducas y nocivas que siempre nos llevan a la miseria. Y aquí también se puede recortar, hay que suprimir las subvenciones a partidos, sindicatos y organizaciones patronales, no es justo que los españoles carguen con este peso. Los partidos que los financien sus asociados.”

Guerra cultural y anticomunismo en tiempos donde no hay comunismo.

La llamada guerra cultural es ya un tópico cuando se habla de la nueva derecha, y tras ver el discurso de Vox no podía dejar de mencionarla como final de este artículo. En el discurso de Abascal hubo de todo en este sentido, alusiones a José Luis Rodríguez Zapatero, su mayor enemigo ideológico en España, cuyas leyes sociales hicieron que Abascal y muchos de sus compañeros se radicalizasen.

“Un proceso de destrucción de España que comenzó con Zapatero sumando a ETA en un frente común contra toda la derecha democrática, y que este gobierno sumando a ETA pero también al golpismo catalán está acelerando en mitad de una pandemia brutal de coronavirus. Mantengo mi ofrecimiento para construir una alternativa no solo política, sino cultural, económica y de modelo territorial, basada en la convivencia, en la libertad, en la igualdad, en la unidad y en la diversidad de España.”

Sobre las muertes a causa del Coronavirus culpó de forma directa al vicepresidente Pablo Iglesias, afirmando que por voluntad de este se les había suministrado morfina para dejarlos morir. Esto parte de la concepción católica que tiene Abascal sobre la vida, pero también hay una gran campaña enmascarada para hacer ver a Iglesias como un insensible y como alguien que ha decidido dejar morir a los ancianos, faltándole hacer la analogía con la eutanasia que le habíamos escuchado anteriormente.

“Muerte y destrucción de la que Pablo Iglesias es directamente responsable en su peor aspecto, en el que trata del inhumano abandono a decenas de miles de ancianos en residencias. Decenas de miles bajo su responsabilidad (…) pedían medicinas y les mandaron morfina. Algún día la historia les juzgará por la especial crueldad en el abandono de los moribundos.”

El Abascal populista creo que es el más potente, pero el que a veces puede pecar de artificioso y quedar como poco creíble y teatrero. Durante la moción se quiso poner del lado de los trabajadores del Congreso en una jugada que a mi parecer es de muy buena argumentación. En ella hizo ver que sólo los poderosos pueden permitirse el “vestirse como les da la gana” y que la izquierda era la que mas aprovechaba esto, siempre yendo de cualquier forma a la sede de la soberanía nacional. Y ahí Vox supo jugar una gran carta populista para dejar a la izquierda como personas de ciudad, elitistas y que están desconectadas de la realidad social de sus votantes. Una crítica que pueden suscribir hasta los propios votantes de Unidas Podemos.

“Y hasta en sus formas de vestir, porque se ponen sus mejores galas para una fiesta del cine y sin embargo vienen aquí, a la sede de la soberanía nacional, o al palacio de la zarzuela o al desfile del día de la hispanidad peor que como exige la etiqueta en los botellones de la facultad. Respeto señorías, les pedimos respeto (…) para los ujieres, para el personal de mantenimiento, de limpieza, para los camareros y cocineros. Ellos vienen uniformados mientras les contemplan a algunos de ustedes vestidos de cualquier manera con esas ínfulas de señoritos que por tener poder o dinero pueden faltarle al respeto a las más elementales normas de convivencia (…) Esto no es una taberna, ni mucho menos una Herriko Taberna, ni una casa ocupada, ni un mercado negro donde subastar los intereses generales para satisfacer los intereses espurios y localistas.”

Siguiendo con esta representación de la izquierda como gente elitista, Abascal los representó como unos cosmopolitas ateos que se ríen de los creyentes pero que luego acaban cayendo en una superstición mayor, la del cambio climático. Además, con esa superstición hay gente que está ganando mucho dinero , y mientras estos jóvenes elitistas están ganando dinero hay españoles parados a los que Vox va a dar una respuesta material, o al menos eso claman en sus discursos.

“Ustedes que se ríen de los creyentes y que les acosan, están en la superstición de cada lluvia, cada volcán, cada huracán y de cada sequia. Ustedes han comprado una religión supersticiosa, parecida a la de los chamanes y los brujos para engañar a las tribus. Y cuando digo ustedes no me refiero solo a ustedes, sino al consenso progre que se ha establecido. Chamanes, brujos o el señor Al Gore, que se ha hecho multimillonario con predicciones apocalípticas. Ustedes sigan mirando al cielo anunciando el apocalipsis, nosotros miraremos a cada parado, cada negocio que eche el cierre o cada español que  es despedido de la industria y nos fijamos en cada futuro personal que se desvanece.”

El Abascal populista carga aún más fuerte y se mete en política estadounidense, donde sabe que siguiendo las directrices y postulados de Donald Trump puede salir airado, es por ello que entra en la disputa de las estatuas y acaba hablando sobre narcosocialismo acusando a Enrique Santiago, secretario general del PCE de los delitos de las FARC. Me quedo más con la primera parte de la intervención siguiente, ya que es la menos forzada y más coherente, es una representación de la izquierda como intolerante y a la derecha como creadora. Unos defienden el patrimonio (derecha) y otros lo subvierten porque lo odian (izquierda). Unos defienden el orden y otros lo revientan, y créanme, el orden es un valor que es defendido por personas de todas las ideologías. Sinceramente, creo que es una buena argumentación y que puede que sea usada en más ocasiones por el ex concejal de Llodio.

“Nosotros si estamos con la ley y con la constitución, aquí, y en Estados Unidos. Estamos con los que construyen iglesias frente a los que las queman, estamos con los que protegen las estatuas de los padres fundadores de la democracia estadounidense, con la huella española en América y frente a la barbarie de quienes las derriban. Estamos con quienes  defienden la ley, el orden y la libertad y ustedes con los terroristas Antifa en EEUU y con los terroristas de Alsasua aquí en España. Y por supuesto están con sus amigos del narcosocialismo que es la mafia de la droga en Iberoamerica con ropaje de izquierdas. Ahí tienen (señalando Enrique Santiago Romero) en la bancada de un partido del gobierno a un abogado y representante de las FARC, la guerrilla colombiana cuya principal actividad es el tráfico de cocaína, no lo digo yo, sino la DEA. Ahí tienen a defensor de narcotraficantes, secuestradores y violadores de menores en Colombia, a Enrique Santiago, secretario general del PCE.”

En el discurso populista no podía faltar la mención a las oligarquías extranjeras y en este caso a George Soros, el cual fue mencionado bastantes veces durante las intervenciones de Abascal. Soros representa todo lo que Abascal odia en política exterior: reacio a las fronteras, financiador (por lo general) de grupos más liberales que Vox, contrario a las soberanías y partidario del federalismo. De ahí las enormes criticas y las ganas de hacer ver que Sánchez es realmente un títere de George Soros, con el que según Abascal se había reunido. Aun así, este es un hecho que no se sabe cierto aún y darle credibilidad es acrecentar la maquinaria de medias verdades en la que se basa Vox y los partidos homólogos.

“La libertad sucumbe frente a las presiones de grupos o grandes lobistas como ese protector suyo, el especulador financiero y conspirador antinacional, George Soros, primer invitado que recibió en la Moncloa.”

.

“Soros es enemigo de Israel, del presidente de EEUU, de las fronteras europeas. Nunca recibe el ataque de la izquierda, a pesar de haber declarado que había ganado dinero con las víctimas del holocausto. ¿Cuánto dinero han recibido de él? ¿Por qué habéis dado orden para que defiendan a Soros?”

Finalizo este artículo mencionando la obsesión anticomunista que tiene este partido, y más después de que el telón de acero cayese hace ya 30 años, ahora, cuando menos comunistas hay, es cuando los derechistas sacan toda su artillería mediáticocultural en contra de un cadáver. Quizás les funcione entre su electorado más conservador, pero es un discurso con poco recorrido y que a pocas personas les interesa en la actualidad. Es por eso que comparaciones con Lenin y menciones a la Unión Soviética están totalmente fuera de lugar.

“Algún miembro de esta cámara, con maneras soviéticas, trataba de censurar nuestra descripción de la realidad política.”

.

“Ustedes aun con su misma voluntad, son mucho menos listos que Lenin.”

.

“El crecimiento económico de China no ha traído democracia, sino un reforzamiento de la dictadura. Y mientras las economías del mundo se hunden, la economía de China ya está remontando, por eso decimos que China debe de pagar. En el interior de China reina el terror y la mínima discrepancia es reprimida, y esto les importa poco porque tienen el mismo plan para España. Cientos de miles de presos de conciencia, y poblaciones enteras, por razones étnicas o religiosas son sometidas a una brutal represión.  Hasta a la iglesia católica la han nacionalizado para ponerla al servicio del partido, contando con lamentables y tristes complicidades.”

Conclusiones.

Pues tampoco se puede sacar nada nuevo de las argumentaciones de Vox tras esta moción de censura, ha adquirido nuevas comparativas y la imaginación les ha dado para sacar algunos argumentos novedosos que creo que pueden funcionarles bien. Pero al margen de eso, Vox sigue con los mismos temas y usándolos de una forma muy similar, y no les critico por ello, ya que han crecido hasta ser tercera fuerza política con esa estrategia. Por lo tanto podríamos seguir viendo a Vox como un partido que pivota en sus clásicos temas donde se siente cómodo, es decir, el nacionalismo, autoritarismo, tradicionalismo y liberalismo económico. Pero donde reside su capacidad persuasiva y su peligro real es en la guerra cultural, es ahí donde Vox innova, donde Vox crea contenido masivo y donde Vox permea en todas las capas de la sociedad. El problema de la guerra cultural que están llevando a cabo es que se basa en un enfrentamiento constante y en una rueda de la espectacularidad, y no sabemos si esta rueda seguirá girando sin fin. Aun no sabemos con certeza si la moción de censura tendrá el efecto persuasivo que buscaba Vox sobre el electorado del Partido Popular, ya que esa era su finalidad. Tras el discurso de Casado pudimos ver muchas reacciones positivas, pero de personas que jamás le votarían, habrá que ver qué opinan sobre esta cuestión los que llevan votando al PP con la nariz tapada durante años.


[1] Vox plantea ilegalizar a los partidos «que no creen en la unidad de España o no renuncian al marxismo» (2019, 18 de marzo) La Sexta. https://www.lasexta.com/noticias/nacional/vox-plantea-ilegalizar-a-los partidos-que-no-creen-en-la-unidad-de-espana-o-no-renuncian-al-marxismo-video_201903185c8faa930cf21910dc9cad12.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.